En las relaciones de pareja son muchos los aspectos importantes a cuidar: tiempo juntos, expresiones de afecto, vida íntima, apoyo, admiración hacia el otro, etc. Pero entre todos ellos, siempre se dice que la comunicación en pareja es uno de los más importantes y la base capaz de estabilizar cualquier relación.

Cuando tenemos hijos, esto es aún más importante debido a la necesidad de debatir y decidir las pautas de educación que queremos seguir, las normas y límites que queremos implantar en casa, y las decisiones claves que queremos tomar para la vida de nuestro hijo (como pueden ser: colegio, vacaciones, campamentos de verano, ayuda en tareas domésticas, actividades extraescolares, etc.) Recordemos también que los padres son un modelo para los hijos y por ello, si os comunicáis correctamente, es más probable que ellos también aprendan a hacerlo.

Por tanto, conviene establecer unas bases para lograr una comunicación en pareja efectiva y de calidad. A continuación vamos a describir algunos puntos fundamentales.

  • Escucha activa. Consiste en que el oyente demuestre que está escuchando y entendiendo al otro. Se trata de escuchar no solo lo que el otro expresa verbalmente, sino también los pensamientos, ideas y sentimientos asociados a lo que dice.
  • Fijar un objetivo para la conversación. Cuando se va a tratar un tema importante o hay algo que decidir, es bueno que ambos tengan claro que ese es el objetivo de la conversación. De esta manera, evitaremos divagar sobre otros temas y será más probable terminar la conversación con éxito.
  • No están permitidas las faltas de respeto. Aunque parece algo obvio, en muchas ocasiones nos permitimos la licencia de faltar al respeto al otro. Siempre que haya una falta de respeto, la conversación debe darse por terminada ya que esa no es la vía para conseguir el objetivo marcado.
  • Respetar los turnos de palabra. Es muy importante no cortar al otro mientras está hablando. Hay que dejar espacio para que se pueda expresar con tranquilidad. Además, si uno de los miembros de la pareja no suele expresarse, es importante animarle a dar su opinión y que los turnos sean equitativos.
  • Pregunta cuando no entiendas algo. Hacer suposiciones sobre lo que crees que el otro está queriendo decir, es uno de los grandes errores de comunicación que suele llevar a discusiones o malos entendidos.
  • Cuando sientas ira o estrés en una conversación, haz una pausa. Es normal que haya momentos en los que las conversaciones suban de tono, pero es importante que uno mismo detecte cuándo sus emociones son demasiado fuertes. Antes de empezar una pelea, sal de la situación e intenta relajarte.
  • Sé empático. Es fundamental intentar entender la postura de la otra persona en una conversación. Para ello, es importante preguntar en lugar de interpretar o sacar conclusiones sobre sus ideas o sentimientos.
  • No recurras al pasado. En todas las relaciones de pareja hay temas candentes del pasado que tienden a salir cuando surge un conflicto. Es importante tratar de solucionar estos temas y no sacarlos de forma reiterativa en las conversaciones.
  • Intenta terminar las conversaciones en positivo. Tanto si se ha conseguido cumplir el objetivo marcado, como si no ha sido posible, es importante terminar la conversación haciendo un resumen de los puntos en común y las conclusiones que se han alcanzado. Así mismo, es positivo comentar lo que nos ha gustado de la conversación y las aportaciones del otro.

¡Esperamos que estas pautas os sean de utilidad para mejorar vuestra comunicación en pareja!

Dejar un comentario