Madurez

Psicología clínica
en la madurez

La mayoría de los problemas psicológicos que afectan a la edad adulta comparten la presencia de síntomas ansiosos (estrés, angustia, miedo, preocupación), depresivos (tristeza, pérdida de interés, desesperanza), o somáticos (dolor, cansancio, molestias físicas, no debidos a enfermedad médica). En la medida en que produzcan en la persona un malestar psíquico importante y/o dificulten significativamente su funcionamiento cotidiano (social, familiar, laboral, académico), podrán considerarse objeto de atención terapéutica.

Los problemas más comunes por los que consultan son:

  • Depresión y alteraciones en el estado de ánimo: Depresión, Distimia, Trastorno Bipolar.
  •  Ansiedad: Agorafobia, fobia social, Ataques de pánico, Trastorno de Estrés Postraumático.
  • Problemas sexuales: Anorgasmia, Eyaculación precoz, Vaginismo, Dispareunia, Trastorno de la erección, etc.
  • Trastornos del sueño: Dificultades en la conciliación o mantenimiento del sueño. Insomnio.
  • Trastornos de personalidad: Límite, narcisita, dependiente, obsesivo compulsivo, etc
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): Obsesiones y compulsiones que interfieren en la vida cotidiana de la persona.
  • Problemas relacionados con el maltrato físico, psicológico y sexual

Infancia

Algunos niños y niñas puedan presentar diversas dificultades de índole psicológico, que requieren de una intervención profesional para evitar su intensificación y generalización.

Adolescencia

Esta etapa de transición entre la infancia y la edad adulta es uno de los momentos en los que hay que prestar una especial atención al desarrollo de la persona.
Pareja agarrada del brazo

Parejas

El objetivo de TCP en este área es ayudar a la pareja a resolver los conflictos que no ha sido capaz de solucionar por sí misma.